Gateways

Ver como
6 Artículos
Establecer dirección descendente
  1. SmartHub H100

    25,99 €
  2. Nuki Bridge blanco

    Precio especial 89,99 € Precio normal 99,99 €
  3. Pantalla inteligente Google Nest Hub (2ª generación) Carbón

    Precio especial 94,99 € Precio normal 99,99 €
  4. Bosch SmartHome Controller II

    104,95 €
Ver como
6 Artículos
Establecer dirección descendente

Los principales problemas en la instalación de tu hogar inteligente vienen por tu acceso a internet.

Cuando queremos planificar la instalación de dispositivos de Hogar Conectado en nuestra casa, deberemos tener en cuenta que necesitaremos la cobertura correcta en todas las ubicaciones de la casa (internas o externas) donde queramos instalar un dispositivo. La mayoría de los principales problemas durante la instalación están relacionados con el router o la cobertura wifi. En cada caso, el fabricante te ayudará a resolver los casos más comunes en su manual de usuario o página web, de forma que podamos evitar problemas e instalar rápidamente los dispositivos. Lo más habitual será confirmar que utilizamos la red wifi de 2.4GHz (y no otra), que la cobertura wifi llega al lugar de instalación, y que los parámetros son correctos (por ejemplo, la contraseña).

Cómo comprobar que te llegue ancho de banda donde quieras instalar dispositivos.

A la hora de instalar un dispositivo de Hogar Conectado, igual que nos pasa cuando utilizamos cualquier otro dispositivo que se conecte a la red wifi, deberemos confirmar que la red nos llega hasta cada ubicación con la intensidad correcta. Si la instalación falla, podremos usar, en algunos casos, la propia app del fabricante de Hogar Conectado para ver qué nivel de señal wifi nos llega hasta el dispositivo. También podremos usar nuestro teléfono móvil para confirmar que la wifi llega correctamente, ya sea mediante una app específica de análisis de redes, o bien las propias ‘rayitas’ o líneas de cobertura en el móvil.


Los diferentes tipos de amplificadores de WiFi: PLC, punto de acceso, repetidores, etc.

Cuando necesitamos ampliar la cobertura de nuestra red tenemos diferentes tipos de productos para ello. Podríamos utilizar un PLC. Está formado por dos dispositivos. Uno de ellos se enchufa al lado del router y se conecta a él mediante un cable de red. El otro se conecta en el lugar donde quieras llevar la conexión. El PLC utiliza la red eléctrica de casa para llevar la señal del router hasta allí. En el lugar donde llega el PLC podré conectarme con cable o también generar una nueva wifi desde allí.

La segunda opción sería utilizar un repetidor wifi. Este dispositivo, se deberá colocar en un lugar intermedio entre el router y donde quieras que llegue mejor la señal, de forma que este dispositivo recibirá la wifi inicial y la ampliará para que llegue a más lugares.

Si hay muchos dispositivos en la red wifi que quieres ‘repetir’, el ancho de banda o velocidad que conseguirás propagar será menor. Para evitar ese caso concreto, utilizaremos otros dispositivos similares llamados puntos de acceso, que sirven para lo mismo que los repetidores wifi, pero en este caso se conectan al router de forma cableada (con un cable) y de esa forma evitan perder ancho de banda en la red wifi que queremos propagar.

Otra opción sería utilizar un dispositivo WIFI MESH. Permiten la administración de la red wifi de forma más eficiente. Es la opción más cara habitualmente, pero te permiten crear una red wifi perfecta en toda tu casa. De esta forma cuando nos movemos por la casa nuestros dispositivos (por ejemplo un móvil) se irá conectando al punto Mesh que tenga la mejor señal en cada momento y ubicación, de forma automática.


Los diferentes standards de comunicación entre dispositivos: Infrarrojos, WiFi, zigbee, wlan, etc.

Los dispositivos conectados utilizan diferentes estándares de comunicación para intercambiarse datos entre ellos.

-      WIFI. Quizás es el más conocido, porque no sólo se usa en el Hogar Conectado. Los dispositivos que utilizan wifi se conectan al router de internet directamente, como lo hace un teléfono móvil o un portátil, con la máxima seguridad y velocidad. De forma práctica, los dispositivos Wifi de Hogar Conectado simplemente usan lo que ya existe en su hogar de forma habitual, sin requerir un dispositivo adicional. Por el contrario, requieren habitualmente un consumo elevado de energía, cosa que puede ser una desventaja en el caso de los productos a pilas.

-      Zigbee. Es uno de los estándares de comunicación inalámbrica entre dispositivos conectados más conocido. Requieren poca energía, por lo que son muy interesantes para los productos que funcionan a pilas, pero como desventaja requieren siempre de una base que se encargue de gestionar los dispositivos. Algunas de las marcas top que utilizan este sistema son Philips Hue o Bosch.

-      Z-wave. Más utilizado en USA, es muy similar al Zigbee, que es más común en Europa. Bajo consumo de energía, funcionamiento seguro, y requieren una base para su funcionamiento. Hay más productos en el mercado usando Zigbee que Z-wave.

-      Protocolos específicos. Puede haber marcas que utilicen estándares específicos para sus productos, que implique que requieran su propia base y que no sean compatibles directamente con otros sistemas. Eso limita su ampliación, pero asegura un funcionamiento perfecto en todos los casos.

-      Bluetooth. Este estándar inalámbrico es muy utilizado en productos móviles como son las tabletas, teléfonos inteligentes u otros dispositivos. La conexión es muy sencilla. Como desventaja, no permiten el control de los dispositivos inteligentes de forma remota, puesto que bluetooth funciona en tu propia casa, de forma local. Por ejemplo, podremos controlar una bombilla Hue por bluetooth en nuestra propia casa, pero si queremos hacerlo desde fuera de casa, necesitaremos un Hue Bridge.


Las aplicaciones y standards más universales como Google, Alexa, Apple, Tuya,  IFTT, etc

A la hora de ir añadiendo dispositivos de Hogar Conectado a nuestra casa, debemos tener en cuenta si son compatibles con uno o más sistemas que nos permitan combinarlos con el resto de la casa. De esta forma podremos crear escenas y combinaciones entre ellos, ya sea porque son de la misma marca, o bien porque son compatibles con un mismo sistema. Podremos ver si son compatibles con los asistentes de voz de Google, Alexa o Apple, o bien si son compatibles con el estándar Tuya, o bien si es posible utilizarlos en IFTTT para crear escenas y reglas con otros dispositivos y aplicaciones. Y en breve podremos ver productos compatibles con Matter, el nuevo estándar de compatibilidad que añadirá todavía más posibilidades.

Puedes simplificar tu ecosistema con una única app TUYA y nuestra marca propia de precio de acceso DOMOS.

Tuya es un ecosistema que dispone de cientos de miles de productos compatibles y que se pueden controlar todos mediante una misma app (Smart Life). Esa app permite la compatibilidad entre todos ellos aunque sean de marcas diferentes, de forma que podamos crear escenas, reglas y automatizaciones de todo tipo. Tuya dispone literalmente de todo tipo de dispositivos de hogar conectado, cualquier cosa que te imagines: desde elementos de seguridad hasta pequeños y grandes electrodomésticos, productos de electricidad, salud, movilidad, animales domésticos, sensores, iluminación, climatización, limpieza, ahorro energético… En ese ecosistema pueden convivir productos wifi, zigbee o bluetooth sin problemas. La principal ventaja del ecosistema Tuya es que en el caso de que los dispositivos que instales en tu hogar inteligente utilicen su tecnología, podrás controlar todo tu hogar desde una sola app, y Tuya te ofrece, sin lugar a dudas, productos para todas tus necesidades.

Te ofrecemos productos de nuestra marca propia Domos, que además de usar el estándar Tuya, permiten controlar la seguridad, el confort y la climatización de tu hogar a un precio muy asequible.